martes, 6 de diciembre de 2011

LA INMEDIATES DE LA FOTOGRAFIA


La nitidez en fotografía es como el dinero en la vida, no da la felicidad pero ayuda. Es mejor tenerla y no necesitarla que necesitarla y no tenerla. Así que vamos a ver una serie de consejos que nos ayudarán a mejorar la nitidez de nuestras fotografías, luego que cada cual la emplee como mejor le parezca.
La nitidez final de una fotografía depende de muchos factores, más que factores podemos llamarlos sustraendos ya que si partimos de una imagen supuestamente perfecta, cada uno de ellos puede ir restando algo de calidad en el camino. Si somos capaces de controlar o minimizar esas pérdidas, observaremos que nuestra fotografía mejora considerablemente.
Escoger las herramientas adecuadas
Está claro que no todo el mundo tiene la posibilidad de hacer fotografías con el mejor equipo del mercado, pero sí que podemos analizar el tipo de foto que vamos a hacer y adecuar nuestro equipo para tal fin.
  • Configurar correctamente la cámara: En la mayoría de las cámaras se pueden ajustar los parámetros de nitidez, contraste y saturación, es buena idea hacer unas pruebas para dejarlos a nuestro gusto.
  • Uso de filtros: Hay detractores y defensores de “filtro siempre puesto por si acaso”. En mi caso, he hecho pruebas y sí he notado pérdida de calidad en la imagen, mientras otros dicen haber notado mejoras con el filtro puesto. Personalmente opino que el filtro hay que usarlo cuando sea necesario y no llevarlo puesto por sistema, pero como siempre lo mejor es hacer una prueba y actuar en consecuencia.
  • Utilizar la focal más adecuada: Los objetivos fijos suelen tener mejor calidad que los zooms, aunque son menos versátiles. Así que si disponemos de ellos intentaremos usarlos siempre que podamos. Si usamos un zoom debemos recordar que sus puntos críticos suelen estar en los extremos de sus focales. Lo ideal, como siempre, es hacer unas pruebas con el objetivo que nos ayuden a conocer tanto los puntos fuertes como los débiles, así sabremos hasta donde podemos llevarlo para sacar lo mejor de él.
Mejorando la técnica del disparo
La mayoría de los problemas de falta de nitidez se producen por la trepidación, que no es otra cosa que el movimiento producido en la cámara a la hora de efectuar el disparo. Para evitarla o minimizarla podemos poner en práctica una serie de sencillas pautas:
  • Utilizar el trípode y el disparador de cable siempre que sea posible.
  • Sujetar la cámara con firmeza pero sin forzar la postura e intentar que nuestro cuerpo sirva de soporte. Si estamos de pie adelantaremos ligeramente el pie izquierdo y apoyaremos uno o los dos codos sobre los costados. Otras posiciones estables son con la rodilla derecha apoyada en el suelo y el codo izquierdo sobre la otra rodilla. La más cómoda y estable es cuerpo a tierra, el problema viene luego a la hora de levantarse.
  • Aguantar la respiración pero no con los pulmones llenos, es mejor inspirar y luego dejar salir un poco de aire. Esto hay que hacerlo en el momento del disparo porque si lo haces mientras compones y mides la luz, puedes terminar en el hospital con oxígeno.
  • Apretar el disparador con cuidado, moviendo sólo el dedo y que éste esté en una postura relajada, no es necesario hundir el botón dentro de la cámara.
  • Si utilizamos una compacta es muy importante esperar un instante después de haber apretado el disparador, ya que este tipo de cámaras suelen tener un ligero retardo en el disparo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada